imagen de la noticia

En SINTRASUB se está juntando la fuerza transformadora...


Por Javier Cabrera
17 de enero de 2021

“En SINTRASUB se está juntando la fuerza transformadora y la ferviente convicción de que la organización de les trabajadores podrá forzar discusiones y cambios transcendentales en el trabajo por las infancias y juventudes, impulsando la protección de derechos, no sólo laborares, sino los derechos humanos de todas las personas que participan”
Violeta Oyarce P.
Dirigente Nacional SINTRASUB-SENAME

El pasado 24, 25 y 26 de noviembre del 2020, SINTRASUB-SENAME eligió a su nueva Directiva Nacional, período 2020-2022, compuesta en esta oportunidad por 5 dirigentes: Violeta, Pablo, Francisco, Katherine y Catalina. Todo un avance para el sector, y en particular para un sindicato que recién cumplió sus dos años de vida, que ya cuenta con presencia en 45 Organismos Colaboradores Acreditados del SENAME y en 15 regiones del país. Este hecho es un indicador concreto de crecimiento y de una confianza, por parte de trabajadores y trabajadoras de las infancias y juventudes que sin duda requiere de responsabilidad. Por ello, en esta oportunidad, quisimos conversar con Violeta, su nueva dirigente nacional.

Violeta, en un área de trabajo donde el sindicalismo no tiene mucha historia, ¿Qué te motiva a la sindicalización y luego que te origina asumir un cargo dirigencial?

Decidí ser parte de SINTRASUB, porque, por primera vez, sentií que empezaba a emerger la unión de les trabajadores subcontratados, siendo la esperanza de romper con las distancias y desarticulación que trae consigo la tercerización de las políticas de infancia. En este sindicato Interempresa pude reconocerme como trabajadora por las niñeces y juventudes, independiente del Organismo Colaborador en cual me desempeñe. En SINTRASUB se está juntando la fuerza transformadora y la ferviente convicción de que la organización de les trabajadores podrá forzar discusiones y cambios transcendentales en el trabajo por las infancias y juventudes, impulsando la protección de derechos, no sólo laborares, sino los derechos humanos de todas las personas que participan en los distintos programas, independientes de los roles: familias, niños, niñes, niñas, jóvenes y también de les trabajadores. Desde su conformación, SINTRASUB ha trabajo en propuestas concretas de mejoramiento en torno a las condiciones laborales y ha tenido logros importantes en materias de defensa de derechos.

Desde mi incorporación a este espacio, comprometí mi disposición a poder aportar en lo que pudiera, es así que durante el año pasado asumí el desafío de poder participar del cuerpo de delegadas regionales. Pese a la sobrecarga laboral y las dificultades de la organización colectiva, sobre todo para las mujeres; es difícil lidiar con las exigencias del espacio privado, en nuestros hogares ya precarizados, y la vida pública y del trabajo. En lo particular, también como compañera, sentí la responsabilidad de contribuir a los procesos de exigencia de nuestros derechos desde este escenario, elevando la voz de las compañeras trabajadoras en el camino de ir recuperando espacios de participación en espacios sindicales.

¿Cuáles son las características, a tu parecer, de SINTRASUB?

Les compañeres realizamos la labor sindical de manera honesta, movidos por contribuir al bienestar de las personas con las que trabajamos en cada uno de los programas y por impulsar iniciativas que vayan en beneficios de les trabajadores y sus familias. En SINTRASUB existe un accionar con posicionamiento que va más allá de los compromisos que podría tomar un sindicato. Acá la pega se realiza con cariño, se pone el corazón a disposición de aportar al bienestar de otres. Nuestro sindicato es humilde, pero se trabaja duro, junto a todes les socies, para gestionar acciones encaminadas a conquistar nuestros derechos. El aporte de cada une, de cada trabajador y trabajadora, de cada socie, es importante para exigir condiciones mínimas de dignidad para realizar nuestra labor y, así, también es fundamental para ofrecer a las infancias y juventudes lugares distintos, espacios más seguros, para ser acompañades en la reivindicación de sus derechos. Acá resuena la sensación de que no estamos solos, somos personas que han decidido unirse, organizarse y articularse.

¿Cuáles son los desafíos que tiene SINTRASUB de cara a un nuevo período?

Los desafíos van en la línea de continuar creciendo a lo largo del país, avanzar en la conquista de un Estatuto Laboral particular para el sector, que reconozca, valorice y dignifique la labor que desarrollamos, avanzar en conciencia para poner fin a la subcontratación de un servicio social tan relevante como es la niñez, así como también relevar el cuidado de la salud mental, el respeto y la protección a los derechos de las trabajadoras, históricamente invisibilizados y transgredidos, en sectores donde se desempeñan mayormente mujeres, y articularse con otras organizaciones sociales, buscando posicionar una política de niñez integral y garantizada en derechos. Queremos y vamos caminando a paso firme para incidir en la política pública. Esto, entre otros, son parte de los desafíos que ponemos en la mesa.

Sabida es de la importante presencia de trabajadoras dentro de la Red SENAME, cuéntanos un poquito, como visualizas dicha realidad y que se está haciendo.

Las compañeras sentimos que las cuerpas feminizadas y quienes hemos sido víctima de la violencia patriarcal, a la base de la violencia del sistema, debemos involucrarnos y lo hemos hecho, siendo la parte mayoritaria de quienes estamos co-construyendo SINTRASUB. El trabajo con infancias y juventudes, mal entendido como una labor netamente de cuidados, es altamente feminizado, siendo mayormente mujeres quienes ejecutamos las políticas de infancia y juventud. Se ha promovido que las labores de cuidado, asociadas a los estereotipos de género, las llevemos de la esfera privada a la pública. No es casualidad la precarización laboral de nuestra área. Acá nuestra labor es un trabajo, un ejercicio que no tiene que ver con llamados biológicos, es una intervención que ha requerido formación, experiencia, esfuerzo y lágrimas. Tenemos que defender nuestro trabajo, tenemos que exigir el fin de la violencia, expresada también en el trabajo y sus condiciones. Nos llena de motivación la presencia de 3 compañeras en el Directivo nNacional, la alta presencia de compañeras en la cuerpa de delegades, en las comisiones y en los distintos espacios de participación sindical. Podemos impulsar transformaciones, se puede y en eso estamos.  

Para finalizar, ¿Cuál es el llamado que le haces a los compañeros/as que aún no se organizan y que son parte de la red SENAME?

Somos más que máquinas, le queremos doblar la mano al Servicio Nacional de Menores, y a los Servicios que se vengan. Somos personas, compañeros y compañeras que estamos empeñadas en trabajar para que, en Chile; niñes, jóvenes, trabajadores y sus familias dejen de sufrir. Acá no pretendemos deshumanizarnos. Pese a la precarización y la violencia que recae sobre nosotres, estamos involucrados. La invitación es a sumarse, involucrarse y unirnos como trabajadores/as de las niñeces y juventudes, tenemos dolores y sufrimientos compartidos, convenzámonos de que nuestra labor es fundamental para un Chile distinto. Merecemos respeto y merecemos que se nos garanticen condiciones dignas. No nos detengamos hasta conquistar nuestros derechos.

 

Nuevo Directorio



Síguenos en :